Analizan iniciativa para penalizar la violencia obstétrica en el Edoméx.

Combatir la violencia obstétrica, favorecer el pleno acceso a derechos por parte de personas con VIH/SIDA, además de precisar y ampliar a los beneficiarios de los programas de asistencia social, son propósitos de las iniciativas que presentó el Grupo Parlamentario del PRD en la 59 Legislatura mexiquense, a través de los diputados Jesús Sánchez Isidoro, Eleazar Centeno Ortiz y Yomali Mondragón Arredondo, respectivamente.

 

La propuesta del diputado Jesús Sánchez, para reformar y adicionar el Código Administrativo del Estado de México, busca incluir dentro de los servicios de salud que proporciona el estado en materia de salubridad, el de “Promoción, orientación y vigilancia para erradicar la violencia obstétrica”.

 

El también presidente de la Comisión Legislativa de Salud, Asistencia y Bienestar Social señaló que la violencia obstétrica se traduce en prácticas invasivas, tales como el tacto realizado por más de una persona, la episiotomía de rutina, es decir el corte quirúrgico que se realiza en el perineo, el uso de fórceps y la maniobra de Kristeller, que consiste en presionar el fondo del útero para acelerar el parto, además del raspaje de útero sin anestesia, una cesárea sin justificación médica y el suministro de medicación innecesaria.

 

Por otro lado, la violencia obstétrica psicológica se manifiesta en un trato deshumanizado, un lenguaje inapropiado y grosero, discriminación, humillación, burlas y críticas respecto al estado de la mujer y su hijo, además de la omisión de información sobre la evolución del embarazo por parte de los profesionales de salud.

 

El documento, turnado a las comisiones de Gobernación y Puntos Constitucionales, de Salud, Asistencia y Bienestar Social y de Administración y Procuración de Justicia, refiere que las manifestaciones de la violencia obstétrica también se observan cuando no se atienden las emergencias obstétricas de forma adecuada, y al obstaculizar el apego del niño con su madre sin causa médica justificada, negándole la posibilidad de cargarlo y amamantarlo inmediatamente al nacer, entre otras.

 

Respecto a la propuesta del diputado Eleazar Centeno para reformar el Código Administrativo y las leyes de Educación, para Prevenir, Combatir y Eliminar Actos de Discriminación y para la Prevención y Erradicación de la Violencia Familiar, todas del Estado de México, refiere que la Comisión Nacional de Derechos Humanos ha señalado categóricamente que el VIH/SIDA es un problema de salud pública y que siguen prevaleciendo estigmas, prejuicios y prácticas discriminatorias hacia las personas que viven con esta enfermedad.

 

En este sentido, se pretende que el Código Administrativo incluya el enfoque de transversalidad y de no discriminación y que los servicios de salud de la entidad implementen campañas permanentes preventivas en favor de la diversidad sexual y para detectar infecciones de transmisión sexual, además de garantizar el acceso a antirretrovirales y profilácticos gratuitos para la población no derechohabiente y promover la adopción de la cartilla de derechos sexuales y de salud reproductiva amplia.

 

En cuanto a la Ley de Educación se propone que incluya la promoción entre los estudiantes de la cartilla de derechos sexuales y reproductivos y que las autoridades educativas, en conjunto con las del sector salud, instrumenten campañas permanentes encaminadas a la prevención de enfermedades de transmisión sexual y de respeto a la diversidad sexual.