Pagina web

DEDICAN EN NAUCALPAN UN MINUTO DE APLAUSOS PARA EL PERSONAL MÉDICO

Luego de recordar algunos episodios difíciles vividos en los consultorios a causa de la pandemia por coronavirus, la doctora Rosaura Rodríguez Jiménez pidió a funcionarios del Gobierno de Naucalpan y personal administrativo del Instituto Municipal de Atención a la Salud (IMAS) un minuto de aplausos para reconocer el trabajo del personal médico a cargo de la Unidad Temporal COVID-19.

Esto en el evento de celebración por el Día del Médico y la Médica, realizado en las instalaciones de la Asociación de Colonos de La Florida, donde el Secretario de Gobierno, Mauricio Aguirre Lozano, junto a la encargada de despacho del IMAS, Rosalba Gualito Castañeda, entregaron reconocimientos a doctoras y doctores que trabajan en la Unidad Temporal COVID-19.

«El sector salud ha sido el frente de batalla más largo, más amplio, pero además, el que más vidas ha puesto en la ofrenda de esta contingencia, sin duda ha puesto a prueba al sector salud», dijo Aguirre Lozano.
De acuerdo con el IMAS, en la Unidad Temporal COVID-19, del 27 de abril al 22 de octubre, se atendió a 4 mil 468 pacientes, tanto de Naucalpan como de otras localidades, como Cuautitlán Izcalli, la Ciudad de México, Atizapán de Zaragoza y Ecatepec.

En este módulo, 206 personas requirieron referencia para valoración en hospitales de segundo nivel y 134 se canalizaron a la Unidad Temporal COVID-19 del Centro Citibanamex, donde recibieron resguardo y tratamiento.

La doctora Rosaura Rodríguez, quien lucha contra el coronavirus en esta unidad temporal, recordó las actividades preventivas, las cuales además de implementarse a nivel técnico, se aplicaron de forma directa con la población por medio de recorridos en las calles, en los que informaron sobre el riesgo de la enfermedad.

“Salimos a la comunidad a pegar trípticos, a abordar gente en la carnicería, el mercado o en la vía pública para hablarles de la sana distancia y el lavado de manos, nos llevábamos gel para hacer la técnica, enseñarles. Salíamos a buscarlos”, platica.

La exposición a la COVID-19 y el aumento de contagios supone para el sector salud no solo cargas de trabajo mayores a las habituales, sino también dificultades para satisfacer necesidades básicas durante la jornada laboral, comer o beber líquidos quedan relegados al final del día. La presencia del virus hace que quitarse el cubrebocas o cambiarse de ropa sea un ritual con estrictos protocolos.

“No comemos, no nos damos el tiempo, la dirección del IMAS sí nos dice ‘tomen el tiempo para comer’, pero por higiene no lo hacemos, por protección de nosotros; sí es complicado, ya que estás todo el día hablando, no tomar agua es complicado, igual no comer, pero todas sabemos que son parte de nuestros cuidados no quitarse de manera continua el equipo de protección, porque estamos dentro de un área que se considera contaminada”, comentó la médica del IMAS.

Asimismo, llamó a la población a seguir las diversas indicaciones sanitarias que replican las entidades gubernamentales e instó a la ciudadanía a no tener miedo, pero sí prevenir.