Proponen legisladores mexiquenses reestructuración administrativa del ISEM

1128a

Establecer que el cargo de director general del Instituto de Salud del Estado de México (ISEM) pueda ser asumido por la o el secretario de Salud sin que esto genere una doble remuneración, es el propósito de la propuesta presentada por la diputada Leticia Calderón Ramírez, en nombre del Grupo Parlamentario del PRI.

 

En sesión del Séptimo Periodo Ordinario que preside el diputado Diego Eric Moreno Valle (PRI), la legisladora dijo que, por la naturaleza de la materia, dichas funciones son susceptibles de ser asumidas por la misma persona.

 

El documento propone modificar la conformación del Consejo Directivo del ISEM para que se integre por un presidente, quien será la o el titular de la Secretaría de Salud; un secretario, designado por el Consejo interno a propuesta de su presidente y un comisario, representante de la Secretaría de la Contraloría.

 

Además de ocho vocales, representantes de las secretarías de Finanzas, de Trabajo, de Educación, de Desarrollo Urbano y Metropolitano, de Desarrollo Agropecuario y de Medio Ambiente, así como un representante de la Secretaría de Salud del gobierno federal y otro de los trabajadores designados por el Comité Ejecutivo Nacional del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Secretaría de Salud.

 

La iniciativa de reforma al artículo 2.06 del Código Administrativo del Estado de México fue enviada a las comisiones de Gobernación y Puntos Constitucionales y de Salud, Asistencia y Bienestar Social.

 

PROPONEN DÍA DE ASUETO PARA TRABAJADORAS EN LA ENTIDAD

 

Para otorgar un día de asueto con goce de sueldo a las trabajadoras del Estado a fin de que puedan realizar actividades laborales y domésticas, así como otorgar incentivos fiscales a las empresas que brinden esta prestación, la diputada Martha Angélica Bernardino Rojas (PRD) propuso reformas a la Ley del Trabajo de los Servidores Públicos del Estado y Municipios y al Código Financiero del Estado de México y Municipios.

 

También plantea que las mujeres puedan elegir la forma en que toman los días de incapacidad por embarazo o lactancia y que no exista obstáculo para que se les niegue este derecho.