Pagina web

CODHEM SE SOLIDARIZA CON EL MOVIMIENTO DE MUJERES Y FAMILIARES DE VÍCTIMAS DE FEMINICIDIO

El ombudsman mexiquense Jorge Olvera García, advirtió que “estos son tiempos de solidaridad y empatía; la situación actual de la violencia contra niñas, jóvenes y mujeres nos requiere abiertos, dispuestos a escuchar y a buscar soluciones juntos, apelando a la esencia y eficacia de las instituciones que deben proteger los derechos humanos y las encargadas de procurar y administrar justicia”.

En entrevista a distancia, señaló que la Comisión de Derechos Humanos del Estado de México (Codhem) saluda y respalda la lucha por el respeto al derecho de las mujeres a una vida libre de violencia, muestra de ello –dijo- es la emisión de la Recomendación General 1/2018 sobre la Violencia de Género en el Estado de México.

Reiteró que es tiempo de solidarizarse con el movimiento de mujeres y familiares de víctimas de violencia y feminicidio que se manifiestan en la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), y consideró que la renuncia de la titular, Rosario Ibarra Piedra, no solucionará el problema, “un problema que es estructural, que tiene que ver con el patriarcado ancestral y la cultura machista.”

Olvera García refirió que la titular de la CNDH también fue una luchadora social por las personas desaparecidas y comprende la manifestación actual: “hablamos de indignación, dolor y exigencia de justicia; más bien debe apuntarse hacia el trabajo eficaz de las instituciones de procuración y administración de justicia.”

El presidente de la Codhem resaltó que la labor de los órganos autónomos de defensa de los derechos humanos es vigilar que no se violen derechos humanos por parte de las autoridades, las cuales no deben ser omisas, sino transparentes, eficaces y atender las quejas de la ciudadanía, pero cuando ésta considera que no es atendida ni escuchada, llega a la desesperación y se manifiesta de esta manera.

La Comisión es empática y solidaria con el movimiento porque es un momento social histórico, inédito, reflejado en diversos puntos del planeta (Chile, Argentina, Francia, y otros países) y la toma de las oficinas, más allá de lo físico responde a una realidad, “pues las personas deben ser escuchadas y atendidas, ya no se puede ignorar una realidad de violencia que a todos lacera.”