En lo que va del año, el gobierno federal ha otorgado 22 contratos a la farmacéutica PiSA, acusada del desabasto de medicamentos contra el cáncer en el país, por un monto de más de dos mil millones de pesos, de acuerdo con el portal de Compranet.


Los datos del sistema de compras de la administración refieren que 13 de los contratos otorgados fueron por adjudicación directa.
La mayoría de los convenios pactados para este año son para el abastecimiento de medicamentos en hospitales del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

Algunos de los fármacos que suministrará la empresa son lidocaína, soluciones de cloruro de sodio, pero también venderá artículos terapéuticos.
El acuerdo más costoso es uno para el suministro de diversos medicamentos durante todo el año, el cual tiene un valor de mil 299 millones 280 mil pesos.

Por el contrario, el monto más bajo adjudicado a la empresa del que se tiene registro hasta el momento es de un contrato por poco más de nueve mil 300 pesos para la venta de soluciones inyectables.
Además, siete de los 22 contratos vencerán hasta el próximo 31 de diciembre de 2022. Sin embargo, destaca un convenio que vence el 1 de enero de 2023 por un monto de 289 mil pesos para el suministro de bombas de infusión.
Los compromisos entre la compañía y la administración del presidente Andrés Manuel López Obrador se dan luego del veto interpuesto por la Secretaría de la Función Pública (SFP) en 2020.
Las medidas de la dependencia federal ocurrieron porque PiSA dio documentación falsa en 2017 para ganar un contrato con el IMSS, según argumentó el propio Ejecutivo federal.

La sanción, que también aplicó para su filial Dimesa, incluyó una multa de un millón 170 mil pesos y una inhabilitación para participar en procesos de compras del gobierno federal durante 30 meses, medida revocada el 6 de abril de 2021.

Antes de la inhabilitación, a mediados de 2019, la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) ordenó el cierre de una línea de producción de metotrexato en la planta de PiSA en la Ciudad de México, luego de que al parecer una dosis de ese fármaco había causado efectos adversos a niños con cáncer en un hospital de Puebla. La medida provocó desabasto y protestas de las familias de los enfermos.
Después de levantar dicho veto, el año pasado PiSA obtuvo mil 109 contratos por un monto total de mil 593 millones 217 mil 205 pesos, refiere información de Compranet.
El 92 por ciento de dichos contratos fueron adjudicación directa.
La principal unidad compradora también fue el IMSS, que adquirió medicamentos, servicios de diálisis, así como este tipo de equipos en ambulancias o soluciones para inyecciones.
Los convenios también se realizaron con los institutos nacionales de Enfermedades Respiratorias (INER) y el de Pediatría (INP), entre otras instancias. Te podría interesar https://www.jrdigital.com.mx/