Un nuevo estudio de la Facultad de Medicina de la Universidad de Ciencias y Salud de Oregón, Estados Unidos, constató que no hay ninguna diferencia entre infectarse con coronavirus y luego vacunarse o vacunarse y luego infectarse; en cualquiera de los dos casos, se obtiene una respuesta inmunitaria muy robusta.


Es decir que la vacunación antes o después de la infección por el SARS-CoV-2 puede inducir respuestas de anticuerpos neutralizantes más fuertes que la vacunación sola.

covid
La respuesta inmunitaria medida reveló anticuerpos igualmente más abundantes y más potentes (al menos 10 veces más) que la inmunidad generada únicamente por la vacunación.
Para llegar a sus conclusiones, reclutaron a 104 personas, todas empleadas de la universidad (96 habían recibido la vacuna de Pfizer/BioNTech, seis la de Moderna y dos la de Janssen/Johnson & Johnson), después las dividieron en tres grupos: 42 que se vacunaron sin ninguna infección, 31 que se vacunaron después de una infección y 31 que contrajeron la infección tras la pauta de vacunación.
Los investigadores descubrieron que los dos grupos con «inmunidad híbrida» generaban mayores niveles de inmunidad en comparación con el grupo vacunado sin infección, por lo que consideran que muchas personas acabarán con inmunidad híbrida: con el tiempo, el virus se topará con un grupo cada vez mayor de inmunidad humana.

covid
El estudio, el cual publicó sus resultados en la revista Science Immunology, se realizó antes de la aparición de ómicron, pero los científicos esperan que las respuestas inmunitarias híbridas sean similares con esta variante.